Acerca de mí…

captura-andando-sin-manos-en-bici

Si alguien me hubiera dicho hace 30 años que terminaría dedicándome a las Terapias Alternativas… ¡juro que no lo hubiera creído!

Sucede que fui criada en un ambiente donde sólo se tomaba en serio la información académica y “todas estas cosas raras” de las Terapias Alternativas –que en ese entonces ni siquiera se las conocía con ese nombre- se las consideraba propias de ignorantes y supersticiosos. Y como me consideraba una persona culta, inteligente y racional (de adolescente me fue bastante bien compitiendo en torneos de ajedrez por ejemplo) solamente podía creer en lo que “decía la ciencia oficial”.

Por supuesto no tenía en cuenta que la historia estaba plagada de momentos donde la ciencia tuvo que desdecirse de teorías que se habían tomado como válidas por siglos! ¡¿O nos olvidamos, por ejemplo, que en la antigüedad la ciencia afirmaba que la tierra o el sol eran el centro del universo?!

Siendo tan racional, obviamente empecé mi camino de sanación emocional a partir del psicoanálisis. Pero luego de varios años empecé a sentirme estancada y que estaba dando vueltas una y otra vez sobre los mismos temas. Por eso fui probando distintos enfoques psicológicos.

Cada vez que sentía que una técnica me hacía bien o me brindaba respuestas adecuadas, se me despertaba la pasión por estudiarla! Pero al cabo de un tiempo, llegaba un momento en el que sentía que no me “cerraban” ciertas interpretaciones o explicaciones. Por ejemplo sobre las enfermedades psicosomáticas. O cuando intentaba comprender episodios en los que experimentaba telepatía, premoniciones, o canalizaciones espontáneas.

Lo cierto es que al comenzar mi búsqueda de respuestas, nunca imaginé que terminaría realizando este increíble recorrido de sucesivos momentos de acercamiento y alejamiento de la ciencia académica oficial, ni que bucearía en las aguas de las nuevas corrientes psicológicas mientras me enredaba en incesantes peleas y reconciliaciones con varias de ellas. Y aún hoy nunca paré de buscar respuestas!

Hasta que aprendí a acceder conscientemente a los Registros Akáshicos! ¿Por qué digo “conscientemente”? porque siempre había tenido esa conexión de manera natural! Así pude comprender que tenía otras capacidades extrasensoriales y que lo único que  necesitaba era conocer cómo manejarlas voluntariamente. Finalmente pude encontrar las piezas del rompecabezas que me faltaban!

Hoy puedo decir que la vida me enseñó a ser menos prejuiciosa, que no hay un único camino ni tampoco existe una “Verdad Absoluta”. Que cualquier verdad es siempre parcial y relativa. Porque somos seres en continua evolución, tanto a nivel individual como social. Y también pude comprender que todas las miradas “suman” y pueden ser complementarias! Hoy puedo decir que me reconcilié con todas… y gracias a eso puedo trabajar de una manera integradora!

 

Técnicas con las que trabajo

 

Mi Curriculum



Sitios web por Efemosse Sistemas